EL DESPACHO

En LMP Abogados somos especialistas en derecho civil, penal, mercantil, y administrativo

Los abogados que lo integran combinan la trayectoria de su fundador, Luis Martínez-Portillo Subero, con 28 años de experiencia, y la juventud de sus otros dos miembros, Sonia Fernández Garrido y José Javier García Rivero, ambos con más de 12 años de experiencia.

Nuestra especialidad en Derecho Civil nos ha llevado a intervenir en numerosos y variados casos de separaciones, divorcios, reclamaciones de cantidad, accidentes de tráfico, desahucios, herencias, etc.

Así mismo, nuestra especialización en Derecho Penal nos ha permitido intervenir en la defensa y también en la formulación de acusación de un variado elenco de delitos y de asuntos tan actuales como violencia de género y violencia doméstica, acoso escolar, etc.

DONDE EXISTE UN AGRAVIO, DEBE HABER UNA REPARACIÓN

Por otro lado, en relación al ámbito del Derecho Mercantil, asesoramos a empresas en todas las cuestiones legales, como constitución de sociedades, redacción de estatutos, asistencia a juntas generales, impugnación de acuerdos sociales, así como también hemos participado en concursos de acreedores, como demandantes y como representantes de empresas concursadas.

También asesoramos en materia de productos financieros y Bancarios, habiendo representado con éxito a numerosos clientes en procesos contra entidades financieras, sin olvidar cuestiones como acciones de Bolsa y cláusulas suelo.

Por último, actuando en derecho Administrativo, también defendemos los intereses de personas físicas y jurídicas frente a Administraciones Públicas, como Hacienda y la Seguridad Social.

NUESTRA FILOSOFÍA

La filosofía de nuestro despacho se basa en buscar única y exclusivamente lo mejor para nuestros clientes, profundizando en el logro de acuerdos extrajudiciales y procurando resolver los asuntos en el menor tiempo posible y con el menor coste atendiendo a la aplicación de unos honorarios moderados en relación al trabajo realizado, a su complejidad y a su proporción con el valor económico que está en juego.